martes, 5 de julio de 2011

Fuego


En la chimenea temprano
luego que el fuego ardió
uno descubre que no todo es ceniza
sino que alguna braza quedó

Hay veces que la mirada
que torna a la chimenea
ya apagada Ve solo cenizas
y no descubre las brazas

Pero aquellas pequeñas rocas
calientes anaranjadas,
son capaces de ellas mismas
encender nuevo fuego
si una Mano Amorosa las llama

5 comentarios:

Elen D dijo...

muy bueno !!!

FABIAN dijo...

Y esa braza agradecida implora
de esa Mano Amorosa que llama
un perpetuo agitar que mañana
se tornará en un Fuego que mora

en el dulce Hogar de los consuelos,
que en el día gris del Invierno oscuro
se derraman sobre el hombre más puro,
como Fulgores que vienen del Cielo.

Ven, Calor amable a cobijarnos,
que nos sintamos siempre abrazados
por tu Acción que nos hace amarnos.

Que por siempre vivamos consolados,
y que nunca dejes de animarnos.
¡Que tu Fuego arda en todos lados!

Mary Lennox dijo...

Muy bueno el de Fabian :D!!!

FABIAN dijo...

Pero ¿Cómo? ¿Acaso no son uno sólo?
Una cosa es segura: el segundo está inspirado en el primero. Por lo tanto,si algo tiene de bueno, se lo debe a aquel que lo inspiró. :D !!!

Mary Lennox dijo...

Sí pero es tu parte del Solo! No te voy a pisar mientras cantas Mian Der, yo sigo diciendo Mian Surp :-)