jueves, 18 de septiembre de 2008

Lo siento


La Razón creyente desde la cuna no pierde nada pues todo ya lo ha ganado.


10 comentarios:

Mary Lennox dijo...

En verdad me disculpo, pues como lo hizo notar Ruth y también Natalio aunque lo intente no respondí así que he aquí la respuesta, y mis sinceras disculpas.
Mary
P.D.: No es Bbadía sino Mateico el de la Frase jeje

Anónimo dijo...

...Mary, Mary... tan pequeña mi pequeña Mary...

A veces cuando te leo me parece escuchar a nuestro amado Rey que dice: "De ellos es el Reino de los Cielos"...

Ruth

+ AMDG + dijo...

Disculpen si me perdí... pero la frase es más bien oscura. La Razón es un Organo que se desarrolla muy lentamente, y solo en la madurez alcanza su unidad con la Fe. Antes, es como el craneo de un bebé... no terminó de unirse.

AMDG +

Ramón López

Mary Lennox dijo...

Estimado Ramon:
Será Ruth, que es el ama de llaves de Misselthwaite, la que le mostrará el camino a seguir para que entienda la frase.
Por mi parte le digo, que a mi me parece que la fe se adquire de una, pero que luego poco a poco se va madurando como un buen vino. O como una buena amistad. Fe y Razón cuando deciden ser amigas (salvando la distancia de la analogía) lo son de una y luego profundizan de a poco la amistad, llegando a ser si se frecuenta y alimenta bien la amistad, de un calado tan profundo en el alma que contempla la Verdad de Dios, que la transforma toda, haciendola brillar.
Asi que por miparte disiento de su analogía no es como la cabeza de un bebe que espera a terminar de formarse, sino que es una unión sencilla con un posterior y profundo desarollo, dependiente della propia alma y de la gracia.
Cariños
Mary

+ AMDG + dijo...

Recuerdo su advertencia sobre leer libros costumbristas "de mujeres", pero creo que va a ser la única forma de comprender el significado de su jardín.

Respecto a las bodas entre Fe y Razón, le recuerdo que no es algo secundario la madurez de la segunda, que no siempre es capaz de alcanzar a la primera.

Vagamente viene a mi memoria una lectura de mi juventud, el "atalanta fugiens" y la fábula sobre los dos pichones de águila, en la que el desplumado no dejaba volar al plumífero.

Así también, la Razón llega más lento, a realidades que la Fe conoce instantaneamente. Es casi como comparar la inspiración y la técnica en el Arte.

Por eso los niños, que muchas veces solo tienen la Fe como guía, llegan a grandes alturas teologales. El problema es el trayecto inverso, necesario para que otros puedan seguirlos.

Para este último ejemplo, tome la fábula de Hansel y Gretel, que entre muchas lecturas admite una cruda reflexión sobre la madurez (con migas de pan, en lugar de la cuerda del laberinto minóico).

En fín, tenga cuidado con tanta lectura "Castellana", que ya está comenzando a utilizar el slang de un tano poco afecto a la noble lengua Hispana.

Le deseo un feliz paseo primaveral por su terruño filosofal...

AMDG +

Ramón

PD: Ya se que el "atalanta fugiens" no es necesariamente material ortodoxo, pero no deja de ser el mejor intento de hacer TV en la edad media.

Anónimo dijo...

Estimados todos:

¡Cuánto lío desatado por un par de duendes! Es por eso que no me banco a los duendes (¿?)

Hablando en serio, pido sepan disculparme, pero no pude seguir bien el eje de los posts-comentarios y no termino de comprender bien el status questionis. ¿Alguien me lo podría explicar?

Saludos

Pablo

Anónimo dijo...

Estimados Ramón y Pablo,

veo que, aunque visitan con cierta frecuencia el Jardín, esta vez se extraviaron... Les marco el recorrido de los lugares que tienen que visitar para llegar a esta frase:

1.- "A la caza de duendes"
2.- Los nueve primeros comentarios de "A la caza de duendes"
3.- "El viaje a la Armonía"
4.- Los tres primeros comentarios de "El viaje a la Armonía"
5.- Fin del recorrido: "La Razón creyente desde la cuna no pierde nada pues todo ya lo ha ganado."

Estimados visitantes, pueden estar de acuerdo o no, pero no pueden decir que están desorientados...

Advertencia: al que no le gusten los duendes, temo que no pueda entender...

Saludos,

Ruth

Mary Lennox dijo...

Estimado Ramón:
Oportet distinguere:
1) Como bien señaló Ruth, la razón es una potencia del alma, yo te recuerdo que la fe es una virtud, tanto de la razón como de la voluntad. O sea es de doble carácter. Y cómo virtud que es, la fe, perfecciona en su obrar a la razón haciéndole conocer, por su asentimiento voluntario, verdades que de otro modo no le serian accesibles. Luego no es que la razón llega después, sino que por si sola nunca llegaría. Recordemos que San Agustín dice: creo para entender y entiendo para creer. Sin razón no puede haber fe, pues la virtud sin una potencia a la cual perfeccionar, no tiene sentido alguno. Ahora bien, con esto cae la analogía de los pichones, pues razón y fe no son dos potencias diferentes del alma, sino que son una potencia y una virtud que perfecciona al alma.
2) En cuanto, a la inspiración, sin la potencia racional o sea sin la razón no podría haber nada que Dios nos podría inspirar. En este caso estas confundiendo lo que es el conocimiento discursivo o racional que llega a sus conclusiones mediante razonamientos, con el conocimiento intuitivo, que llega a las verdades inmediatamente. Ambos tipos de conocimientos son parte de nuestra capacidad racional, que es lo que nos distingue como hombres. Y es a esta capacidad o potencia que Dios inspira. La fe puede perfeccionar a ambos modos de conocimiento tanto al intuitivo como al discursivo. Por ende no se aplica tu comparación con el arte. Las verdades de fe son accesibles a la razón sea por intuición o por discurso una vez aceptada la fe no antes. Sin fe la razón no llega a las verdades sobrenaturales sino a sus preámbulos.
3) Los niños que alcanzan las grandes cumbres de la fe o como el caso de Santa Catalina de Siena, lo hacen porque la fe les ha perfeccionado la razón mediante su asentimiento de la voluntad a confiar en Dios que revela. Por ello como bien dijo Ruth, al poseer más amor a Dios, que el que solo lo conoce especulativamente, le conocen mejor, puesto que siempre se conoce mejor al amado que al no amado. Esto ultimo se debe a que “el conocimiento se perfecciona por cuanto lo conocido se une al que conoce a través de su semejanza. Pero el amor hace que la misma cosa que se ama se una de algún modo al amante, como queda dicho (en la sol. y ad 2). Por consiguiente, el amor es más unitivo que el conocimiento” Sth I-II, q XXVIII a I ad. 3 Y es por ello que los que aman a Dios lo conocen más. En cuanto a esto Hansel y Gretel si bien son ejemplo de imprudencia, no son analogía para esto, sino más bien, podríamos encontrar analogía en la esposa del cantar de los cantares que reconoce la voz de su amado, o en la Bella y la Bestia donde por amor se puede ver más allá de lo que a simple vista. Por ello dice San Pablo lo que dice acerca del amor. La Fe sin amor y la Esperanza sin amor nada son.
5) Por último no estoy leyendo nada castellano, no se a que se refiere con ello. Mi recomendación acerca de ciertas novelas femeninas era que las leyera, si lo hacía, con mayor atención quitándoles justamente el mote de costumbristas, pues las autoras de dichas novelas (Jane Austen, Luisa May Alcott) lo que querían era señalar ciertas cosas que estaban más allá de las costumbres de la época. Sin embargo no sé que tiene que ver esta advertencia con mi blog.
Me despido con un cariño a todos
Mary

Anónimo dijo...

Estimado Ramón,

no sé por dónde empezar...

1.- La razón no es un órgano, sino una potencia del alma.

2.- Queda algo contradictorio en su comentario: "no es algo secundario la madurez de la segunda (la razón), que no siempre es capaz de alcanzar a la primera (la fe)." "Los niños, que muchas veces solo tienen la Fe como guía, llegan a grandes alturas teologales." Si no es secundario la madurez de la razón, los niños no pueden llegar a grandes alturas teologales, porque no tienen desarrollada la razón.

3.- Si sólo en la madurez la razón alcanza la fe, significa que los niños o los incultos no la pueden alcanzar. Un bebé recién nacido al ser bautizado recibe junto a la gracia las virtudes infusas. Ya alcanzó la fe sin que la razón haya madurado...

4.- La razón no llega más lento a realidades que la fe conoce instantaneamente. La razón sola conoce las realidades naturales; la razón iluminada por la fe conoce realidades sobrenaturales, "supra rationales".

5.- Esto lo digo con duda. Me parece difícil que un niño llegue a alturas teologales sin un desarrollo de la razón, porque la teología implica la filosofía como "ancilla". (¿Algún comentario Mary?) Lo que no dudo es que un niño pueda llegar a un mayor amor a Dios que muchos ancianos eruditos en filosofía y teología. Y eso sí es importante.

A causa de mi ignorancia no entiendo algunas comparaciones que Usted pone. Si por causa de esto cree que estoy tergiversando sus palabras, le pido perdón y espero las correcciones.

¡Espero que no desaparezca como la otra vez al mejor estilo Athena! :) ¡Revolucionó los duendes y desapareció! :)


Saludos,

Ruth

Anónimo dijo...

Estimada Ruth:

Gracias por enunciar el itinerario, ahora está más claro (no estaba teniendo en cuenta varios comentarios y por eso no entendía el salto de un tema a otro).

Estoy de acuerdo con lo planteado, por lo cual no tengo mucho que agregar. Sólo quiero remarcar que la razón sin la fe y, por ende, sin la gracia, se encierra en sí misma y no llega a ningún lado. Por otro lado, la fe presupone a la razón. Intellige ut credas et crede ut intelligas

Saludos cordiales

Pablo

PD: todo bien con los duendes, era broma nomás