miércoles, 24 de diciembre de 2008

El primer regalo de Navidad


¿Cuànto sabemos o cuànto recordamos acerca de esta fiesta?¿Somos conscientes detras las sidras, los regalos y las alegres ceremonias de lo que en esta fecha se conmemora?

Yo tengo sinceramente mis dudas. Ayer veìa a la gente en misa y me preguntaba cuantos de ahì y si incluso yo era consciente de lo que habia pasado hace 2000 años, la verdad que me daba la sensaciòn de que ni yo era conciente de aquello, todo parecia envolverse en una atmosfera extrañamente alegre en la que el Salvador nada tenìa que ver pues Èl quedaba relegado por no ser lo suficientemente alegre, interesante, o divertido. Dice Edith Stein : "¿Por què se habrà convertido nuestra època en època àvida y, casi se podría decir, adicta a las celebraciones? ¿No es quizàs el peso opresivo de la miseria el que despierta el deseo de evadirse por un momento de la atmosfera gris y aplastante del presente, para calentarse un poco bajo el sol de dìas mejores? Una tal evasiòn representarìa sin embargo un modo esteril de celebrar nuestras fiestas y hemos de suponer que es un deseo màs profundo y sano si bien no siempre igualmente conciente, el que dirije las miradas al pasado." Sì, veia a mi alrededor gente sedienta de algo, de distintos milagros en sintesis gente sedienta de Magia, de algo que pusiera color en su vida. Pero no tornaban su mirada hacia el Señor de La Vida que en un magico milagro estaba uniendo el tiempo de su nacimiento con el nuestro, pues mientras nuestras miradas se dirijan al Instante que es la Eternidad todos los tiempos se unen en uno (recordemos que dice Simone Weil es la mirada la que salva). Ahì se suponìa que Dios se estaba haciendo hombre, pero al rededor lo que se hacia carne eran los regalos, y el banquete.

Por ello pensando en una vieja pelìcula de Hallmark, recuerdo su pregunta:

¿Cuàl fue el primer regalo de Navidad?

La respuesta: La navidad misma fue un regalo, pues "Puer natus est nobis, et filius datus est nobis, cujus imperium super humerum ejus et vocabitur nomen ejus, magni consilii Angelus.
Cantate Domino canticum novum quia mirabilia fecit. Gloria."
(Un niño nos ha nacido y un Hijo nos ha sido dado, el cual lleva sobre sus hombros el principado; y su nombre será Ángel del gran consejo). Dios mismo se ha hecho hombre para salvarnos. La historia màs grande jamàs contada empezò en un dìa como hoy, en una noche como èsta, y el Coro de los Àngeles nos invita a participar. ¿Responderemos a su llamada?

8 comentarios:

Natalio Ruiz dijo...

Feliz navidad estimada Mary.

Respetos.
Natalio

Anónimo dijo...

Buon Natale, cara Mary!

Hace varios meses que te instalaste en Misselthwaite y aquí llegamos: ¡nuestra primera Navidad en el Jardín! Un enorme pino iluminado y un bellísimo pesebre... Brava! Ce l'hai fatta!

También les deseo una feliz Navidad a las queridas (y silenciosas) Athena y Daisy.

Y a Natalio, que nos visita seguido y seguramente pasará para bridar con nosotras.

Puer natus est nobis!

Ruth

Anónimo dijo...

Mary,
a veces un reproche amigable puede ser muy favorable para impulsar a
uno a hacer algo para lo cual sólo le faltaba el arranque... Y ese
discreto "silenciosa" que puso nuestra amiga Ruth fue lo que hizo
nacer en mí ese sano "enojo" que por fin me decidió a escribir
(gracias, Ruth).
Hay algo muy profundo relacionado con el tema de los regalos de
Navidad. Es una costumbre, supongo que muy antigua, que el recién
nacido reciba regalos de amigos y conocidos de sus padres, y cuanto
más alta la dignidad de aquél, desde más lejos vienen a visitarlo y ofrecerle sus dones. Siendo el Niño Jesús, Hijo de Dios, el recién
nacido de la más alta dignidad, la distancia de quienes le rinden
alabanza y ofrecen regalos no sólo se extendió en el espacio, como es
el caso de los Sabios de Oriente guiados por la estrella, sino que
también a todos los tiempos, y el regalo que nos pide es realmente el
de más precio que podamos darle: nuestras almas. Pero por otra parte,sabemos que si se hizo hombre y nació fue para dársenos Él a nosotros,porque –y es una gran paradoja- para ganarse y rescatar Su regalo de nacimiento, padeció y murió en la Cruz y todo esto para dársenos como Agua Viva que brota para la Vida Eterna.
También yo quiero desearles a los habitantes, amigos y visitantes del
Jardín una feliz y santa Natividad de nuestro Salvador.
Dasy

Anónimo dijo...

Querida Daisy,

cuando empecé tu comentario me sentí un poco avergonzada por lo que amablemente llamaste "amigable reproche". Pero cuando terminé de leerlo me alegré: ¡valió la pena hacerte "enojar"! ¡Tenés que comentar más seguido!

Cariños,

Ruth

Mary Lennox dijo...

De vuelta en casa y un día antes de volver a salir para otros pagos les digo:
Gracias a todos por pasar esta primera Navidad en el Jardin.
Mary

Miguel dijo...

Estimada Mary:

Se la extraña en el jardín... las plantas comienzan a resecarse y las flores en cualquier momento empezarán a marchitarse ¡vuelva pronto!

Cordialmente

Su servidor en Cristo

PD: Se rumorea por ahí que usted me ha confundido con un muchacho de baja calaña (y bastante mentiroso). Sépalo bien, Miguel es Miguel, y el muchacho de baja calaña es el muchacho de baja calaña.

Con sinceridad

Smeagol

Mary Lennox dijo...

Estimado Miguel:
En eso estaba. Y he aqui el post.
Pero disculpe ¿con quién lo he confundido si es la primera vez que lo leo?
Atentamente
Mary

Mary Lennox dijo...

Para Natalio, Ruth y Dasy tarde pero ¡¡Gracias y Feliz año nuevo!!
Mary